Call to action
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Correo electrónico
Imprimir
La ciudad en medio de un páramo

 

Monguí es un pueblo que abriga entre sus ruanas el más puro y sincero sentimiento de hospitalidad y gentileza hacia los demás. Un lugar cargado de historias de su pasado indígena y colonial relatado por sus caminos y sus maravillosas construcciones.

Páramo de Ocetá

El Páramo de Ocetá es una importante extensión rural y productiva dispuesta para el turismo ecológico y agrícola.

Esta bella y fría población ha sido reconocida como el pueblo más hermoso de Boyacá y de Colombia. Sus tranquilos alrededores, casas coloniales antiguas y calles empedradas lo han hecho merecedor de tan noble título.

 

El patrimonio cultural material, inmaterial y natural de Monguí es incalculable. El Páramo de Ocetá, ubicado en cercaníasa esta población, por ejemplo, es considerado uno de los páramos más hermosos del mundo y mejor conservados de Colombia, y sus construcciones en calicanto han ganado fama nacional e internacional.

 

Además de ello, tiene una riqueza de obras pictóricas de la Colonia que se conservan en el convento museo, entre ellas las obras del importante pintor de esa época: Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos.

 

Monguí también tiene riquezas arqueológicas y pinturas rupestres, que enorgullecen a sus pobladores.

 

Como los enorgullece también su industria de balones. Allí se encuentran los mejores balones de fútbol del país y de otros deportes, elaborados en cuero. Las personas viajan cientos de kilómetros para comprarlos y de paso apreciar  la belleza de esta localidad que parece detenida en el tiempo.

 

Una población de tradición

 

Su ubicación hace que la temperatura máxima sea de 16,6 ºC, lo cual obliga a las personas a contrarrestar el frío con ruanas. Da la impresión de que este vestuario tradicional, una costumbre de los antepasados, fuera el símbolo de esta población habitada por gente fervorosa que celebra de manera constante fiestas religiosas.

 

Sus grupos de música tradicional, arte y danza folclórica hacen más solemnes y atractivas dichas fiestas, y además integran su oferta cultural de la que también forma parte la gastronomía.

 

El cultivo de verduras y tubérculos típicos de la región cundiboyacense le han permitido desarrollar sabores y olores diferentes en sus sopas y cocidos. De igual forma, el ganado bovino, todo un tesoro por su lana, le ha dado manjares que durante años, de generación en generación, ha ido cultivando.


Aliados:

LOGO-TARJETA-JOVEN

 Marca País Colombia

 

 

RED DE PUEBLOS PATRIMONIO DE COLOMBIA ® TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2010

Carrera 13 Nº 28 -01 Piso 8º. Bogotá – (571) 287 0144

 

....................................................................................................................................

Desarrollado por:
PoweredBy